Me llamo Rubén Feijoo Martínez, nací un 24 de septiembre en el año 2003, en la ciudad de Ourense, pero he vivido toda mi vida en una pequeña villa de 3.000 habitantes situada a 20km de la capital provincial. Debido a que nací con una amputación parcial de la mano debida a factores congénitos, tuve unos primeros años de médicos, entrando varias veces en quirófano a los pocos meses de edad y habiendo sido la última con 6 años, dado que el mejor tratamiento de mi caso se ubicaba en el hospital San Juan de Dios en Barcelona; tuve un contacto muy temprano con los viajes en avión, debido a que cada 2 semanas debía de presentarme por el hospital para realizar pruebas. Una vez acabado el rollo de médicos , empecé los estudios de educación primaria en mi localidad natal.

Estudio inglés desde que tenía 6 años y a lo largo de los años he ido perfeccionando mis destrezas lingüísticas en este idioma, en 2017, con 14 años decidí embarcarme en otro idioma (aparte del francés; que estudié en la secundaria durante 3 años), el alemán, fueron varios los motivos que me impulsaron a estudiarlo, entre ellos mi pasión por aprender de otras culturas y el enfoque profesional que le podré dar en un futuro. No solo han sido los estudios a lo que dediqué mi tiempo, también lo han sido otras actividades como el baloncesto, al cual he jugado desde los 8 años hasta los 16, momento en el que lo dejo para centrarme en los estudios; aunque me guste jugar de vez en cuando unas pachangas en el parque.  A parte del baloncesto, también tuve una época años atrás en los que probé con el pádel o la natación. Me definiría como una persona activa tanto intelectual como físicamente, soy de los que compaginan el deporte con el aprendizaje. Entre mis principales intereses están los del ámbito tecnológico referente a la aviación y la ingeniería aeroespacial.

Otro de mis intereses recientes es la medicina ortoprotésica, de la cual era completammente desconocedor, hasta que hace unos meses conseguí una prótesis funcional avanzada gracias a la seguridad social de Galicia (SERGAS), desde entonces, han cambiado muchas cosas en mi vida diaria, desde la forma de comer o asearme, a como me vé la gente por la calle o al realizar cualquiera otra tarea. Ha sido un viaje fantástico en el que he tenido la oportunidad de conocer a gente maravillosa, como mi técnico ortoprotésico o el personal de rehabilitación de Piñor o de la unidad de atención temprana de Santiago. Lo mejor de todo ha sido poder hablar con gente que viven con este tipo de problemas a diario y que tienen que aprender a superar los obstáculos que ello conlleva, y ver como el personal médico se vuelca en mejorar la calidad de vida de estas personas. Otra persona que tuve la oportunidad de conocer fue un chico que fabricaba prótesis en 3d, ayudando así muchas personas, pues actualmente las prótesis mio-eléctricas avanzadas son prácticamente inaccesibles con costes que frecuentemente superan los 40.000€ [Artículos Ortoprotésica]. Aunque bueno… es cierto que tiene habido alguna que otra persona que no se ha molestado en mi caso pero eso es agua pasada.

El 5 de Junio de 2019 recibí al fin mi prótesis tras 10 meses desde que en agosto-septiembre del año anterior decidí empezar por pedirle a mi médico de cabecera una consulta con la especialista de rehabilitación y haber preguntado a la compañía protésica por clínicas en las que poder obtener la mano. Las opciones eran muy reducidas debido a la rareza de mi amputación lo que además se traduce por unos costes muy elevados e inasequibles. 2 meses de espera después, a finales de noviembre llegó la carta que lo diría todo, ese día cambiaron muchas cosas, había unas probabilidades muy bajas de conseguir la financiación, hasta el punto de haberla solicitado por el simple hecho de probar. En enero de 2019 empecé el proceso en una ortopedia madrileña con clínicas en A Coruña y Ourense entre otras. Después de diversos ajustes la recibí finalmente en esa fecha a principios de junio.

En Julio le empiezo a dar vueltas a lo de crear una página web dedicada a ayudar a personas que busquen información acerca de prótesis, amputaciones, o cualquier tema relacionado con estas. En agosto comienzo con el proyecto, finalizándolo a mediados de ese mismo mes. la página cuenta con datos estadísticos acerca de las amputaciones a nivel mundial o con información de todos los tipos de prótesis. Incluso cuenta con una sección dedicada a la publicación de artículos relacionados con el contenido de la página.

Pero… ¿por qué quería una prótesis? – No, no era por estética, ni tampoco por que mi amputación me limitara hasta el punto de ser dependiente. Desde hace unos años me ha surgido un interés ligado a la aviación y me gustaría hacer de ella una afición, más allá de un sueño. Para ello hay que pasar por una serie de certificados médicos; cuándo contacté con un médico de a Coruña, la información que recibí era un tanto desalentadora en un principio, pues me dijeron que España era el único país en el que a las personas con discapacidad se les deja de lado, “evadiendo la ley” que dictamina que deberán demostrar de forma práctica su aptitud, y que a pesar de lo que el médico estipule, te podrán echar para atrás; pero realmente no es lo mismo algo imposible que algo muy complicado, si algo se quiere realmente, por poco factible que pueda parecer, mientras exista una pequeña posibilidad, se debe de intentar.

4/qQGgwj6gNyNSkwSCBtiy26AjkCxahXW9U5CTHOu3OCqNUebeY3cdWEI